martes, noviembre 21, 2006

Que viene el lobo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Ayer buscando alguna REFLEXION sobre el cuento
"Pedro y el lobo" encontré esta historia........

¡¡Que viene el lobo!!
o como ser empresario y no morir en el intento

Y al final de todo,
te preguntaste si valió la pena luchar tanto
para conseguir aquello que soñaste…

Al principio todo fueron ilusiones y ganas,
estabas tan preocupado en sobrevivir,
en cubrir las necesidades más básicas,
que no tenías tiempo de reflexionar,
todo tu esfuerzo, toda tu obstinación,
era continuar sin descanso,
luchar contra molinos o contra la fatalidad
o contra lo que fuera que Dios o el sino te quisiera imponer,
era tu sueño, había que construirlo y estabas dispuesto a ello.

Y para recolectar un fruto tenías que sembrar mil,
el resultado nunca se compensaba con el esfuerzo que suponía,
la balanza se inclinaba descaradamente hacia el lado no deseado,
pero cada logro te hacía dichoso,
te reafirmaba que molerte la espalda y el espíritu,
dejándote las suelas y el alma en el empeño,
recorriendo el camino de la vida que habías elegido
tenía su recompensa, del calvario las más, del cielo las menos.

Y de repente, te hiciste la pregunta, “¿Vale la pena?”,
pero continuaste, no disponías de tiempo para contestarla
ni del lujo de detenerte a cavilar, porque al lobo que te hostigaba,
con las fauces abiertas, hambriento de fracaso y sangre,
le debías de ganar terreno, porque podías hacerlo,
porque tu empeño lo merecía, porque nunca te habías rendido.

Y perseveraste, sin mirar atrás, sin apenas resuello,
sin contemplar el paisaje, no había oportunidad, tripas y corazón,
que el esfuerzo no se entrega a plazos,
no hay préstamos ni pagarés a 180 días,
esto te lo cobran al contado, sudor y decepción al momento,
en efectivo y con el cambio justo, que nadie te dará las vueltas,
“AGOTADO CAMBIO, POR FAVOR,
INTRODUZCA EL IMPORTE EXACTO”.

Y un día giraste la vista atrás y en la distancia estaba el lobo,
le habías ganado margen, pero no era suficiente, necesitabas más,
porque sabías que éste no se rinde y un descuido, relajarte,
te podía costar la vida, de nada serviría todo el sendero correteado…
y seguiste, seguiste... dejando gente atrás,
porque no llevaban tu velocidad;
hubo quienes intentaron seguir tu ritmo, pero solo unas jornadas,
al remate se agotaron, se doblegaron o, simplemente, se detuvieron;
quisiste animarles, estimularles, auxiliarles,
hasta fuiste capaz de cargar a alguno sobre tus hombros, como un lastre
y finalmente, cuando las fuerzas se te gastaron,
le abandonaste a su suerte.
Eras tu o él. Pura supervivencia, nada personal.

Y esa duda siguió rondando tu cabeza, “¿Vale la pena?”
cada vez las llagas de tus pies punzaban menos,
tu alma estaba encallecida y mentalizada para la carrera,
tu marca mejoraba por momentos, tus piernas eran más potentes,
hasta disfrutabas corriendo, dejando personas atrás, no sentías piedad,
ya no soportabas lastres, asumiste que ellos no estaban capacitados,
que eran carne para el lobo.

Un día te fijaste en tu espalda, el lobo no estaba,
hacía tiempo lo dejaste muy, muy atrás,
te detuviste y respiraste profundamente, ¡lo habías conseguido!,
descubriste tu piel ajada, sin rastro de una tersura recordada;
tu cabello abundante y oscuro,
se había transformado en una mata escasa y blanca;
no había nadie junto a ti, estabas solo,
rematadamente solo, absolutamente solo.
Y distinguiste tu reflejo en un charco, no te reconociste, tú no eras ese,
esos ojos sin pasión no podían ser tuyos, esa mirada apagada,
que antes brillaba al dirigirse al horizonte, no te era familiar.

Te acomodaste en el suelo, no disponías de recuerdos hermosos,
solo la carrera, solo el sudor, el miedo, el ansía de llegar a un punto
en el que finalmente ya estabas, y nuevamente la pregunta,
“¿Vale la pena?”, retumbó en tu cabeza…Y cuando, horas después,
tuviste la contestación, un sonrisa afloró a tus labios, porque allí,
en la distancia, estaba el lobo, que se aproximaba, inmisericorde,
con su paso constante hacia ti, pero no te moviste,
no hiciste el más mínimo ademán de incorporarte,
lo observaste avanzar con cariño,
porque aquel depredador era el único ser al que reconocías,
que te había acompañado todo el recorrido,
lo aguardaste sin dejar de sonreír,
comprendiendo que fue preciso todo el coraje y sacrificio
para contestar a esa pregunta de la que, en ese momento,
tenías ya la respuesta.

... que reflexione aquel que tiene un proyecto, que dirige una empresa,
que lucha por una causa, por una ideología, por una fe.

Mi respeto a los que se quedaron en el camino y a los que siguen en él,
a los que encontraron la respuesta y a los que nunca se la plantearon,
a los que tienen sueños y a los que sufren pesadillas,
a los que sonríen al contemplar al lobo y a los que son lobos,
al final, el final es el mismo para todos.

Por Mercedes GuiotDirectora EO IPSO COMUNICACIÓN INTEGRAL
Subdirectora O&N COMUNIDAD VALENCIANA


Espero vuestros comentarios....

***La victoria es de los arriesgados y valientes!!!!!!***


8 comentarios:

Marcos dijo...

No se trata solo de tiempo y paciencia para ir reconquistando esos nuevos terrenos, se trata de remangarse uno y que a pesar del dolor ver las cosas claras y tratar de seguir el camino que sabemos que es el mas sano, el mas seguro, el que no nos hará caer de nuevo.

Hay esencias que se pueden aplastar por momentos duros, pero no se borran, solo se readapatan a la realidad aprendida, a lo que nos enseñó la dura lección reciente que tuvimos que vivir, pero cuando vuelvo a sentirtme bien, seguro, adivina qué partes serán las que nuevamente saldrán a flote y se mostrarán?... las que siempre fueron mias. Nadie me las quita, ni siquiera los peores choques con la vida. Quizas queden opacadas, insisto, pero mi punto de vista es que se pueden recuperar, con un trabajo arduo.
Hay que tener la perseverancia a pesar de sentirnos por momentos casi perdidos... el arcoiris esta al final de cada tormenta, solo hay que saber pasarla... cree en ti...

Franci dijo...

Siempre vale la pena luchar por algo… mas valiente es quien lucha también sabiendo que tienes pocas posibilidades de ganar… La vida nos requiere siempre de luchar… por amor, por el trabajo, para los hijos, para vencer una enfermedad…
Gracias por tu comentario… el relato que encontraste en internet dice muchas cosas absolutamente verdaderas… lo tomo como un gran regalo.
Miles de besos….

MaryLohaan dijo...

Tienes razón Dulce, lo comparto del todo.
Hay una canción de Lluis Llach que dice así:
Lo voy a poner en castellano, porque canta en calán.
Más lejos,
siempre, amigo, más lejos,
más lejos del hoy
que nos encadena.
Y cuando llegues,
ten bien presente,
no pararte.
Saludos cordialles.

pensando con el corazon dijo...

Siempre vale la pena, el esfuerzo, el trabajo y la entrega... "Es importante pasar por la vida, porque así evitas que la vida te pase por encima!!!

Saludos

Sarsillo

pensando con el corazon dijo...

Siempre vale la pena, el esfuerzo, el trabajo y la entrega... "Es importante pasar por la vida, porque así evitas que la vida te pase por encima!!!

Saludos

Sarsillo

Anónimo dijo...

Es asi de real y de duro, la vida del empresario es asi, ni mas ni menos, que razon tienes, lo has clavado!!!!

Pero en esa carrera que comienzas un dia, apenas sin darte cuenta, cuando comienzas, te pregubntas si vale la pena....a esas edades, claro que vale la pena!!!

Mas tarde, cuando ya comienzas a estar cansado de tanto sufrimiento, como dices, te miras en el charco de agua y no te reconoces, vale la pena ?, ya es tarde, ya has adquirido unas responsabilidades ineludibles con tu entorno, ya no puedes parar, sabes que no es bueno, posiblemente te das cuenta que es peligroso, la salud, y no has vivido!!!!, pero se convierte, de repente en una forma de vida, si lo piensas se te pone la piel de gallina, quieres reaccionar, pero te das cuenta que ya es tarde, para los años que te restan........mejor sigues asi, mejor no miras atras, mejor si cuando llegue la hora, en el momento que sabes que ha llegado el angel para llevarte contigo, antes de cogerle la mano, miras a tu alrededor y ves caras sonrientes, no has vivido, pero los que han estado a tu lado, saben que ha sido para que vivan ellos, me imagino que es la recompensa,.... vale la pena?

Natán dijo...

Que bueno el detalle de que se halla visto en un charco y no en un espejo, le da hermosura a la historia. Que se yo ^^.

Hoy estoy menos rebuscado, solo descriptivo, sin buscar los por qué. Celebro eso.

La victoria es de los arriesgados y valientes. Y la suerte acompaña a los valientes.

HAS TODO CON CONFIANZA!

Yo por ahora ando parado, para cuando pláscame agarrar un camino con arboles floridos. Y barro amable.

Hacía rato no pasaba. Muchos saludos.

Pansy dijo...

Dulce, todos los esfuerzos siempre valen la pena...

Tambien lo quiero regalar ... puedo? ;-)