martes, febrero 27, 2007

Un vaso con agua.



Un conferencista hablaba sobre el manejo de la
tensión. Levantó un vaso con agua y preguntó al
auditorio: ¿Cuánto creen ustedes que pesa este
vaso con agua?

Las respuestas variaron entre veinte y
quinientos gramos.

Entonces el conferencista comentó:
No importa el peso absoluto.
Depende de cuánto tiempo voy a sostenerlo.
Si lo sostengo por un minuto, no pesa nada.
Si lo sostengo durante una hora, tendré
un dolor en mi brazo.
Si lo sostengo durante un día completo,
tendrán que llamar una ambulancia.
Y es exactamente el mismo peso,
pero cuanto más tiempo paso sosteniéndolo ,
más pesado se va volviendo.

Y concluyó:
Si cargamos nuestros pesos todo el tiempo,
más pronto o más tarde,
ya no seremos capaces de continuar,
la carga se irá volviendo cada vez más pesada.
Lo que tienes que hacer es dejar el vaso
en algún lugar y descansar un poco
antes de sostenerlo nuevamente.
Tienes que dejar la carga de lado periódicamente,
¡De la forma que sea!
Es reconfortante y te vuelve capaz de continuar.
Entonces, antes de que vuelvas esta noche a tu casa,
deja afuera el peso, en un rincón.
No lo Cargues hasta tu casa.
Mañana podrás recogerlo otra vez, al salir.

7 comentarios:

almena dijo...

Me ha encantado el ejemplo.
Es absolutamente cierto.
Saludos!

pandora dijo...

Es un ejemolo genial!!!!

un beso desde mi caja.
pandora.

Itoitz dijo...

Es cierto, buen ejemplo.

delokos dijo...

Y lo mismo deberíamos hacer con nuestros problemas y preocupaciones... me acabas de recordar otro cuento al respecto.. un día de estos lo cuelgo...

Un saludo...

Marlu dijo...

El año pasado me enviaron un correo con este texto, y no puedes imaginarte el bien que me hizo. es cierto que algunas veces vamos tan desbordadas por la realidad, que no sabemos ver lo obvio. Gracias por recordar estos "pequeños" ejemplos que nos ayudan a vivir algo mejor.
Besos:)

Camilo dijo...

Ah, ahora entiendo por qué a algunos hombre "les" encantan las relaciones extra-conyugales, para aliviar la tensión. Mmmm...interesante, muy interesante. ;-p

pensando con el corazon dijo...

Dulce, te acuerdas del cuento de Bucay del árbol de los problemas?.. si no lo sabes, lo busco y te lo paso...

Un beso

Sarsillo