jueves, mayo 31, 2007

Fascinante.


Es fascinante......
Tener esperanza en el mañana.
Saber que despues de la noche viene el dia.
Vivir intensamente las emociones.
Saltar de alegria.
No invadir el espacio ajeno,

ser espontanéo,
apreciar el nacimiento del sol,
amar a las personas incondicionalmente.
Aprovechar todos los momentos,
hacer trabajos voluntarios,
vencer la depresión,
confiar en la voz interior,
perdonar a las personas.

Estimular la creatividad,
no perderse en los detalles.
Saltar hecho un chiquilin,
llorar de felicidad y
no dejar nada para mañana.
Tener pensamientos positivos,
respetar los sentimientos ajenos,
reir con franqueza,
trabajar en equipo,
ser sincero,
encontrar la felicidad
en las pequeñas cosas,
entender que somos personas únicas.

Bailar sin miedo.
No apegarse a los bienes materiales,
respirar la brisa del mar,
oir la melodia de una fuente,
observar la naturaleza,

adorar un dia de lluvia,
Tener motivaciones.
Descubrir que precisamos de otros,
olvidar lo que yá pasó,
buscar nuevos horizontes,
percibir que somos humanos,

vencernos a nosotros mismos.
Ver la belleza del alma,

vencer la pasividad.
Saber que la vida es consecuencia

de nuestras actitudes.
No criticar las decisiones,

mimar el crecimiento interior,
dejar acontecer,

practicar la humildad,
adorar el calor humano.
Valorar las pequeñas victorias,

vivir apasionado por la vida,
visualizar las cosas buenas,

entender que hay limites.
Sólo arrepentirse de no ser feliz,

amar a los amigos
Ver la vida con otros ojos,

pensar en positivo.
Tener autoestima y amar
saber que estamos aqui de paso.
Mejorar las relaciones,

escuchar al corazón y
¡Acreditar la vida!

FASCINANTE.pps
(Vale la pena volver a leerlo en pps.)


Cuántos consejos a seguir!!!!
Que facil y lindo sería hacer estas cosas
por uno,
por el otro
y por la vida!!!!
Qué maravilla de mensaje!!!
Intentaré ponerlos en práctica...

hay muchas cosas que suelo pasar por alto...

1 comentario:

Itoitz dijo...

La esperanza es un riesgo que debe correrse, el más arriesgado de todos. No es satisfacción propia, sino la más grande y dificil victoria del hombre sobre su alma.