domingo, octubre 22, 2006

Se te nota en la mirada.....



ME ENCANTA COMO CANTA ALEX UBAGO!!!!!!!!!!!!!!

Me muero por conocerte,
saber qué es lo que piensas,
abrir todas tus puertas
y vencer esas tormentas
que nos quieran abatir.
Centrar en tus ojos mi mirada,
cantar contigo al alba,
besarnos hasta desgastarnos
nuestros labios.
Y ver en tu rostro cada día
crecer esa semilla,
crear, soñar, dejar todo surgir,
aparcando el miedo a sufrir.




Canciones de amor y desamor nos pinchan el corazón
a lo largo del día , hasta engancharnos y descubrir que
la estás tarareando mientras te pasas la toallita
desmaquilladora antes de irte a dormir.

Pero ¿Que tiene el AMOR para estar tan presente en nuestras vidas?

Helen Fisher con un equipo de psicólogos y neurólogos,
ha conseguido demostrar que, cuando uno se enamora,
se encienden unas zonas concretas del cerebro y aumentan
en ellas el flujo sanguíneo. No es una emoción.
Es un instinto que se desencadena tan fuerte como el hambre.
La euforia, la necesidad obsesiva de tener cerca a la persona amada,
el pasar todas las horas con el/ella….
Para Fisher es pura química cerebral.

Para comprobar esta hipótesis, Fisher y su equipo escanearon
el cerebro de 144 personas locamente enamoradas.
“Cuando miré por primera vez las resonancias magnéticas
que mostraban sus cerebros y vi esas regiones del
cerebro iluminadas con color amarillo brillante y naranja intenso,
sentí lo mismo que una noche de verano cuando me pongo a mirar
las brillantes estrellas.
Me sobrecogí de tanta belleza!!!!!!!!”


Y yo me pregunto: ¿Es esta la razón de que a los enamorados les brillen los ojos?”

Será cuestión de revisarnos la mirada ante el espejo…….

1 comentario:

"sarsillo" dijo...

Yo estoy segura también, y no soy científica, de que el enamoramiento tiene mucho que ver con procesos químicos.. La verdad es que no hay nada comparable a sentirse enamorados.. Es tanta la "euforia" energética...

De todos modos, lo mejor es pasar del enamoramiento al amor.. no porque es más duradero, sino porque sin duda, es quien realmente se encarga de ahuyentar nuestros pesares.

Un besito